Atitlán

En momentos en los que me encuentro desconectada del mundo material, tengo necesidad de hallar un enchufe que me tiente a reencontrarme con él. Necesito un paisaje bello que me seduzca y conduzca a la idea que afirma que el mundo en el que se pasea mi cuerpo es el mejor que puede existir. Que me haga adoptar la idea que asegura que dicho mundo es incluso mejor que el que es habitado por mis pensamientos y sentimientos.

Necesito el cielo estrellado de Atitlán, que utiliza simples puntos relucientes para crear una composición deslumbrante que intenta y logra ser toldo de tan bello lugar. Necesito la luna llena –siempre presente durante Semana Santa– jugando a ser la dueña del panorama de tan poderosa vista general. Necesito las montañas multiplicadas por dos, que son cortesía del reflejo de la superficie del lago de Atitlán. Y necesito el frío de dicho lago que me sirva de despertador y, acariciando mi piel en cada brazada y patada, me anime a no ser el soñador sino a ser también el ejecutor.

P1030782

P1030809

P1030766

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: